CAPILLA DE SIECHA

En medio de un hermoso paisaje se levanta solitaria y silenciosa una pequeña iglesia de tres naves de estilo colonial, del siglo XVIII a cuyo lado están las ruinas del convento dominico, construido entre los años 1560 y 1570. El historiador Luis Augusto Cuervo dice que la hicieron los Tobar, encomenderos de la Calera, para los servicios de la iglesia en sus extensas propiedades. El tiempo estimado de la visita es de 30 minutos.

Fuente: Memorias, Atractivos turísticos de Guasca.