RESERVA BIOLÓGICA EL ENCENILLO

La Reserva Biológica Encenillo se estableció en el 2006 con el propósito de conservar a perpetuidad los bosques de encenillo (Weinmannia tomentosa) y la fauna y flora presente en ellos, en particular especies de aves y plantas únicas del país, y del mundo. Esto, gracias a la donación de sus predios por parte de los hermanos Hendrik y Marianne Hoeck, realizada a la Fundación Natura. Actualmente la Reserva cuenta con una extensión de 206 hectáreas, localizadas en un rango altitudinal desde los 2800 msnm hasta los 3200 msnm. El área cubierta de bosque es de aproximadamente 135 hectáreas.

En la Reserva Biológica Encenillo, se encuentra uno de los relictos de bosque alto andino característico de la cordillera oriental. A pesar de haber sido levemente intervenido, cuenta con áreas en muy buen estado de conservación, lo que se evidencia por la antigüedad de los encenillos y la abundancia de epífitas como orquídeas y bromelias. El bosque de la Reserva, es refugio para diversas poblaciones de aves como la pava de montaña y la tingua bogotana y mamíferos, como el zorro plateado de páramo, el guache o cusumbo y el armadillo. Es un lugar ideal para establecer una conexión especial con la naturaleza.

Adicionalmente, la reserva cuenta con un legado arquitectónico representado en diversas construcciones empleadas para el procesamiento de la roca caliza, que fue explotada en predios de la Reserva durante 60 años.

La Reserva Biológica Encenillo, está ubicada aproximadamente a una hora de Bogotá, en la vereda La Trinidad, municipio de Guasca, Cundinamarca. En la reserva se prestan servicios de interpretación ambiental por diversas rutas, talleres de educación ambiental, alimentación, siembra de árboles, pequeños eventos empresariales y un ambiente propicio para prácticas estudiantiles enfocadas en las ciencias ambientales.

mapa_oifc_2015

 

Cuenta con un Centro de Visitantes ubicado en la zona central de la reserva, un sistema de 4 senderos adecuados para visitantes de todas las edades, y un lugar para camping con una capacidad máxima de 24 personas.

Senderos:

Sendero El Cusumbo
Es un sendero que se inicia desde el centro de visitantes, y entra en el bosque andino, pasando por varias etapas de crecimiento del bosque, hasta llegar a los bosques de encenillo. Se recorre una zona que hace más de 20 años fue mina de caliza y hoy se observa la regeneración del bosque y la recuperación de los suelos. Finaliza el sendero en una zona de sub-páramo donde la vegetación es achaparrada, y nos da la bienvenida los primeros frailejones y mantos de líquenes y musgos.  Es de una longitud de 850 metros, en ascenso, y el recorrido dura entre 45 minutos a una hora.

Sendero el Horno

Sale del centro de visitantes y se desplaza hacia un horno de cal que procesaba la caliza. Dejó de funcionar hace 35 años y hoy es una estructura de horno y chimenea rodeada de bosques secundarios y bosques de encenillo. Tiene dos recorridos uno largo y uno corto.

Sendero La Tingua 

Conduce al mirador, es el sendero más extenso llevando al visitante a los 3.200 metros de altura, donde se encuentran los ecosistemas de sub-páramos. En este filo se observa la reserva casi en su total extensión, y desde allí se disfruta un paisaje amplio hacia el páramo de Chingaza, y los valles de Guasca y Sopó.

Sendero Las Orquídeas

Es un desvío del sendero el Cusumbo y te lleva por los bosques de mejor estado de conservación de la reserva, y donde encuentras la mayor diversidad de orquídeas, helechos, y quiches. Lo domina los encenillos más viejos y robustos.

 

Fuente: Fundación Natura  – Corporación Turística de Guasca

b-solicitud